I Kant study Philosophy

Perdón por el título de la entrada. No he podido evitarlo.

Si hay algo que realmente deteste de Bachillerato en general, y de 2º en particular, es que esté exclusivamente centrado en Selectividad. Lo admito, realmente es un factor muy importante ya que este ciclo ha de garantizar unos conocimientos mínimos para así poder tener el nivel requerido en la Universidad. Pero quizá sea ese el problema: conocimientos mínimos. El hecho de que se vean constantemente los mismos temas, machacados una y otra vez, siempre con la palabra Selectividad grabada a fuego en todo libro, apunte o cuaderno que podamos usar hace que la mayoría de los estudiantes acabe pensando que el objetivo de los dos últimos años de instituto es aprobar un examen. Tal vez sea así, no estoy seguro. Pero en mi opinión no debería serlo; creo que las cerca de 2000 horas que invertimos en el Bachillerato deberían servir para algo más que eso.  Hay una cita de Mark Twain que refleja esta situación a la perfección: «Nunca permití que la escuela interfiriera en mi educación».

Este año tengo 9 asignaturas: 4 de Ciencias, 4 de Letras y Religión (que pongo aparte ya que no computa). Nunca me ha gustado la clara separación que se hace entre las dos ramas del saber, pero es evidente que los procedimientos que emplean no son los mismos. No se puede enseñar Historia del mismo modo que se enseña Matemáticas, pero por suerte en ambas materias existe una parte práctica; no se trata de asignaturas meramente teóricas. Sin embargo, de entre esas 9 disciplinas hay una que destaca por lo absurdo de su enfoque. En efecto, se trata de la Filosofía. O Historia de la Filosofía, hablando con propiedad.

No soy ningún experto en pedagogía, pero me parece que una materia que desde sus orígenes se caracterizó por su gusto por ejercitar el cerebro no debería explicarse únicamente por el método memorístico. Aristóteles y sus seguidores hacían Filosofía mientras caminaban por el Liceo (de ahí su nombre, escuela peripatética), y yo no me los imagino precisamente hincando codos sin más. Es cierto que por aquella época no había mucho que estudiar (cosas filosóficas, quiero decir), pero aun con todo discutían sus diversas teorías, hablaban… pensaban. Y eso es precisamente lo que le falta a la asignatura de Historia de la Filosofía: la práctica, el ejercicio. Porque, sinceramente, una asignatura cuya mayor complejidad intelectual (¡única, si me apuráis!) es aprender de memoria una serie de fechas, hechos y autores no está bien planteada. Si en Selectividad el examen de esta asignatura consiste únicamente en enunciar lo mejor posible dos teorías y una serie de escuelas, algo falla.

Tomemos el caso de Historia de España, por ejemplo: en muchos aspectos, idéntica a la que me trae de cabeza. ¡Incluso comparten parte del nombre! Pero el planteamiento es sutilmente diferente: en Historia, entre otras cosas, hay comentarios de texto. ¿Cómo? ¿No se hacen comentarios de texto en Filosofía? Sí y no: no hay ningún motivo para hacerlos, así que todo depende del profesor. Por lo general alguno se suele hacer, pero no son para nada comparables a lo que encontramos en Historia (además de saber qué poner en los comentarios, hay que redactarlos, algo que da cierta libertad de pensamiento que se agradece).

“Pero es que Juan, tú eres de Ciencias y no te gusta la Filosofía”, me recriminaréis. De nuevo, eso es en parte cierto y en parte falso. Sí que es verdad que viniendo de un Bachillerato Tecnológico y llevando gran parte de mi vida viviendo “de rentas” no me motiva especialmente ponerme a estudiar (memorizar, recordemos) algo que siempre he visto como un conocimiento sombrío y apolillado. Hasta hace relativamente poco tiempo, al menos: un día comencé a debatir con algunos compañeros (no en clase, evidentemente; eso sería impensable) sobre una cuestión baladí y acabamos enzarzados en una encendida discusión mientras esgrimíamos argumentos de Kant. Y ese día aprendí más sobre ese hombre que en toda mi vida, por el mero hecho de pensar. ¿Es tan descabellado pretender que nosotros los alumnos le demos vueltas a la cabeza? ¿Acaso es demasiado doloroso? Muchas veces cuesta ponerse, pero la alternativa es mucho peor. Pensar no duele, pero deja secuelas. Y ya que tenemos cabeza, aprovechémosla para algo más que para almacenar información, amorticémosla. Mejor exprimir hasta la última neurona que no haberla sacado de la caja.

Si me permitís la siguiente comparación,  deberíamos darnos cuenta de que lo que hay que hacer no es ampliar el disco duro, sino limpiar el polvo de la CPU: a menudo se dan ordenadores lentos por obsoletos, cuando lo único que ocurre es que por no estar bien conservada ésta ha acabado por reducir su rendimiento. Pero parece que es más sencillo comprar discos duros y llenarlos de infinidad de archivos que poner a punto el procesador. Que eso es muy complicado, y además hay que aprender a hacerlo. Con lo cómodo que es copiar y pegar.

 

Actualización [24/3/2012]: también muy interesante es este artículo de Alejandro Serrano; aporta algunos datos muy relevantes.


8 Responses to “I Kant study Philosophy”

  • Rafalillo Says:

    No me esperaba un suspenso de ti, Juanito… Me has decepcionado. Tanto que te he bajado del altar en el que te tenía :P

    La Filosofía es una asignatura dura, en el sentido de que es tan subjetiva que habrá quien diga que lo has hecho bien y quien diga que lo has hecho mal. También hay que tener suerte con el profesor que te la imparte; yo tuve suerte porque era una clase que me gustaba, aunque prefería las clases de Historia y Matemáticas, que me llamaban más la atención.

    En fin, no te digo que estudies porque sé que estudias y al final la aprobarás con nota y todo, así que sólo decirte que tranquilo, que todo se acaba dentro de unos meses, y prepárate, que lo que viene después es peor.

    Saludos ;)

  • Juan Aguarón de Blas Says:

    Si te soy sincero, yo sí me lo esperaba: por una vez no había estudiado; me confié demasiado y así me fue. Berrinche aparte, claro.

    Y sí, ya va habiendo ganas de que llegue Selectividad y así estar tranquilo por una vez… Tan mal se pasa en la carrera? :P

    Un saludo :P

  • Claudia Says:

    Plas, plas, plas. Tengo lágrimas en los ojos.

    El problema que tiene nuestro sistema educativo es que a lo largo de los años ha pasado por las manos de directivos varios, unos buenos y otros no tanto. Poco a poco han ido sobando las distintas asignaturas para “beneficio del alumno” y claro, algunas han terminado siendo como Filosofía: puro ejercicio de memorización.

    El caso es que la culpa de esto es parte de los coordinadores de Selectividad y parte nuestra. A los alumnos se nos ha ido anquilosando el cerebro poco a poco y los profesores han respondido al problema haciendo las cosas un poco más fáciles para el alumno medio. En otras palabras, que para que todo el mundo pueda aprobar pero sin caer en convertir la asignatura en una maría, se ha hecho el programa actual: “Memoriza como puedas” (por supuesto sin Leslie Nielsen en el reparto). Así consiguen que los alumnos trabajen, no pensando sino empollando cual gallinas cluecas. Y cuanto menos pensemos, más nos harán memorizar para “facilitarnos las cosas”, y esto es un círculo vicioso del que sólo nos podrá sacar un armonizador con las neuronas bien puestas o un Ministro de Educación ídem de ídem.

    Ahora que está de moda mirar a Europa, que aprovechen el plan Bolonia y nos igualen a nuestros vecinitos en el planteamiento de la asignatura de Filosofía. Los franceses hacen disertaciones: les dan una frase de cualquier autor de los que han dado y hala, búscate la vida. Eso exige conocimientos del tema en cuestión, capacidad de razonamiento, habilidad para establecer relaciones, estudio y creatividad. Así, sí. Mucho nos gusta copiar a los europeos en algunas cosas y muy poco en otras.

    En fin, que me caliento. Después de este rollazo insufrible te dejo que sigas con tu vida xD

  • Claudia Says:

    ¿Es cosa mía o acabo de escribir una parrafada antisistema y no se ha publicado?

    Genial, ahora quiero matar a más gente todavía.

  • Juan Aguarón de Blas Says:

    O___o”Plas, plas, plas; ahora me toca a mí. Me has dejado boquiabierto. Tienes más razón que un santo en lo de que se ha facilitado el aprobado: no hay más que echar un vistazo en las clases de Bachillerato y deprimirse pensando en qué tipo de gente estará en unos pocos meses en la Universidad.
    De todos modos, entiendo que a corto-medio plazo haya personas que quieran que no pensemos, pero sencillamente soy incapaz de comprender por qué alguien querría anular a la sociedad de esta manera. ¿Control de la población? No sé, me parece lanzar piedras contra su propio tejado.
    Lo de Francia no lo sabía! Es lo que se debería hacer, y si al principio nos parece mucho (por aquello del anquilosamiento y tal) pues se empieza poco a poco. Pero lo que hay ahora no es plan. Mucho decir que aquí tenemos la mayor tasa de estudiantes que comienzan estudios universitarios, pero nunca se nos dice cuántos los acaban.

    En fin, parece que estamos de acuerdo en algo XD Gracias por el comentario :D Por cierto, +1 a “Memoriza como puedas” :P

    Y por cierto, como era la primera vez que comentabas tu comentario se ha quedado esperando aprobación! Sí, esto es una dictadura XDD Pero vamos, los próximos ya saldrán solos :P

  • Igarashi Says:

    De acuerdisimo contigo, pero tengo algo que objetar.
    Si bien no miente mi madre, cuando ella estudiaba en el colegio a ella si que le fomentaban a pensar y discurrir y no solo a copiar como gorrinos. Lo que pasa ahora (en mi opinion) es que, si un profesor empieza a hablar sobre una teoria y pide la opinion de los estudiantes, nadie se muestra voluntario al hablar porque una de dos: No se enteran de una mierda porque estan en los mundos de Narnia o porque son mas tontos que Abundio. Asi pues, no hay mas remedio que copiar y copiar y copiar, luego aprenderlo en casa y vomitarlo al dia siguiente en el examen.

    Pero como somos pocos los que le damos a la cabeza nos tenemos que joder un rato. Siento tu suspenso Señor queso xDDDDDDDDD yo estoy acostumbrada a ellos.

  • Juan Aguarón de Blas Says:

    Yo no creo que sean más tontos que Abundio, al fin y al cabo la gente siempre es gente, no importa la ley educativa que haya. Que estén más tontos que Abundio tal vez, pero eso no es culpa suya. Y si la educación pasa a adaptarse a lo que ha creado, y no lo arregla, tenemos la pescadilla que se muerde la cola: memorizo porque no pienso, y no pienso porque sólo memorizo. Y lo de que nadie salga voluntario yo creo que es porque siempre salen los mismos, y al final acaban por cansarse de ser los únicos. Eso, y que la mentalidad de la peña no invita mucho a participar.

    Nah, qué se le va a hacer XDDD

  • Varios (n) | Cosas en General Says:

    […] a los exámenes finales de 2º y se encuentra con que tiene que estudiar (diría memorizar, pero llueve sobre mojado) ciento y pico páginas de apuntes de Filosofía, amén de prepararse 5 ó 6 asignaturas más. Y […]

Leave a Reply