abr 8 2012

Búnkers pirenaicos

He pensado seriamente si merecía la pena o no subir esta foto. Todo sea por el asentamiento para mortero que tengo a mis pies.

Ayer por la tarde disfruté de un paseo poco habitual. Estos días los he pasado con mi familia en los Pirineos, pero en esta ocasión no hemos seguido el tradicional plan de “excursión al monte”. Al menos, no exactamente. Esta vez lo que íbamos a ver me resultaba más atractivo aún que la clásica cena consistente tras la caminata.

Por la mañana del sábado 7 se realizó una visita guiada por la zona de Canfranc Estación en la que se visitaron los diversos búnkers del entorno. ¿Búnkers?, os preguntaréis. Pues sí, resulta que en los años 40 Franco fortificó los Pirineos con cerca de 8000 búnkers para así estar protegidos de un posible ataque por parte de los Aliados. Las obras duraron unos cuantos años, pero fueron abandonadas sin terminar súbitamente en el año 50 a causa de su inutilidad, ya que se firmaron diversos tratados diplomáticos con las demás potencias europeas que los hacían innecesarios. No obstante, las construcciones se cerraron y ocultaron, y así han permanecido muchas hasta fechas muy recientes. La localización de algunas es de dominio público, ya que la gente de los pueblos las conoce, pero otras han tenido que ser descubiertas por especialistas en la materia. O especialista: José Manuel Clúa, quien lleva varios años investigando sobre el tema y documentando todos y cada uno de los búnkers aragoneses. Los que encuentra, claro: todavía le quedan unos pocos por hallar.

Pues bien, nosotros no fuimos a dicha excursión guiada. Pero tuvimos la suerte de, tras comer con José Manuel en casa (es amigo de mis tíos), ir con él a dar una vuelta por las fortificaciones de Hoz de Jaca (inmediaciones de Santa Elena). Sinceramente, me resultó impresionante. Ir caminando tranquilamente por el bosque y de repente darte cuenta de que lo que a primera vista era un agujero no es sino la entrada a una sala de tamaño respetable con un pequeño almacén y troneras para dos ametralladoras impacta. Y no todos eran iguales: vimos nidos de ametralladoras, pero también asentamientos para morteros o cañones anti carro. La verdad, algo que si no lo vas buscando no lo encuentras. Y, por lo que decía nuestro guía, ni aún así.

Podría relataros cómo fuimos penetrando en cada uno de los búnkers que visitamos, pero creo que es mucho mejor leerlo en cualquiera de los libros que ha escrito José Manuel sobre el tema (si no me equivoco, lleva dos y está ahora con el tercero). El que tengo sobre la mesa es Cuando Franco fortificó los Pirineos: la Línea P en Aragón, de Katia. Todavía no lo he leído, pero pinta muy interesante.

Tengo claro que con un reclamo como éste a partir de ahora no le supondrá tanto esfuerzo a mi madre el sacarme de casa.


may 20 2011

Mi primera aparición en televisión – Museo Tecnológico

Pues sí, con motivo de las fiestas de mi colegio (Cardenal Xavierre), hemos montado esta semana una exposición sobre nuevas y viejas tecnologías, abarcando temas como instrumentos de física, ordenadores, videoconsolas… Podéis echar un breve vistazo aquí:

No se me ve mucho, pero sí se me oye. Si queréis pasar a verla, mañana estará abierta por la tarde. ¡Estáis todos invitados!


abr 6 2011

Galería fotográfica del Titanic y alguna curiosidad

Procrastinando por la red he encontrado este blog que, aunque no parece actualizarse mucho, recopila diversas imágenes del RMS Titanic; y esta otra web en la que se encuentran las fotografías tomadas por Frank Browne, un pasajero del tristemente famoso transatlántico.

Como curiosidad, la compañía White Star Line construyó tres buques de la clase Olympic: el RMS (Royal Mail Steamship) Olympic, el RMS Titanic y el HMHS (His Majesty’s Hospital Ship) Brittanic. Originalmente, los nombres iban a ser Olympic, Titanic y Gigantic, en honor a las razas de la mitología griega. Sin embargo, tras el desastre del Titanic, se cambió el nombre al Gigantic por el de Britannic para evitar desgracias (?). Lo original de estos nombres es que, al igual que ocurrió con las criaturas helenas (asesinato de los titanes y gigantes, y supervivencia de los olímpicos), se hundieron el Titanic y el Gigantic/Britanic, sobreviviendo únicamente el Olympic.

Aunque sean fotos en blanco y negro, haceos a la idea de que todo estaba hecho con madera de roble, teca y arce tallados a mano. Casi nada. Os dejo con algunas fotos realmente impresionantes (casi todas pertenecientes a las habitaciones de primera clase; las de segunda y tercera no difieren mucho de una habitación de hotel retro):

Como ya he dicho, muchas de estas imágenes fueron tomadas por Frank Browne, un sacerdote de Cork aficionado a la fotografía que ha resultado ser la principal fuente de información gráfica del Titanic (en 1920 publicó un álbum de fotos con 159 instantáneas y diversa información que recopiló durante el malogrado viaje inaugural de la nave).