sep 8 2011

El verano acaba

En efecto, tras casi tres intensos meses, el verano toca a su fin. La verdad, no me puedo quejar: he viajado mucho, he aprendido mucho, y he hecho mucho; me quedo con la sensación de haber empleado bien el tiempo.

Ya me pasó el año pasado, pero en esta ocasión es mucho más acusado: aún no me he hecho a la idea de que el verano acaba, yo sigo pensando que estaré de “fiesta” por un tiempo indefinido. Si bien es cierto que el colegio no empezará a efectos prácticos hasta la semana que viene, el tener que levantarse por obligación hace que no sea lo mismo.

Durante las últimas semanas he estado metido en un montón de cosas: junto con mi hermano he montado -y en ello sigo- algunas webs para pequeñas empresas; con unos amigos de clase estoy preparando el disfraz para el Salón del Cómic (sí, es en diciembre, pero es preferible que esté terminado cuanto antes); y hemos tenido unos días de mucho movimiento familiar. De todos modos, conforme vaya terminando estos “proyectos”, iré subiendo alguna cosilla.

Resulta curioso que el último día de clase del curso pasado terminara con un karaoke en el que cantamos “Video Killed The Radio Star”, de Buggles, y que último día del verano también acabe (y no lo he hecho aposta) con la misma canción. Os dejo con ella:


ago 18 2011

Spoiler: quedan 20 días de verano

Spock causa sensación dondequiera que vaya

Ahora que he logrado concentrar vuestra ira en mi persona, aprovecho para deciros que tras un par de semanas en los Pirineos he vuelto a Zaragoza, por lo que me veréis el pelo un poco más por estos lares. De todos modos, parece mentira que ya lleve(mos) más de 7 semanas de verano.

Atrás quedan las tres semanas en Chicago, las dos en Bilbao y estos últimos días en la montaña. Aunque el estío ya languidece (qué bonito me ha quedado) todavía quedan unos días hasta que empiece el curso. Y, como es habitual, no me faltan cosas que hacer: en estos momentos me encuentro trabajando en unas páginas web que nos han encargado a mi hermano y a mí, pero planeo comenzar pronto mi disfraz para el próximo Salón del Cómic de Zaragoza. Los planos están ya hechos, pero serán top-secret mientras no os pueda enseñar nada palpable.

Por otro lado, también tengo que escribir varias entradas que tengo pendientes desde hace bastante tiempo, principalmente libros que he ido leyendo y alguna que otra curiosidad. Así que, si todo va bien, el ritmo del blog se normalizará dentro de poco. Aunque ahora que lo pienso, lo que yo considero “normal” es lo que era habitual hace un par de años, cuando todas las tardes podía escribir una entrada. Algo me dice que este próximo curso no será así.


jul 5 2011

¡Estoy vivo!

Lo primero de todo, ¡feliz 4 de julio! Bueno, teóricamente ha acabado hace 24 minutos, pero todavía se siguen oyendo petardos en la lontanza.

“Juan no ha publicado nada últimamente, ¿se habrá olvidado del blog?”, os preguntaréis. Pues no, de hecho soy muy consciente de que el año pasado publiqué varias entradas -bastante elaboradas, todo hay que decirlo- durante mi estancia en el país de las barabacoas y de que este año ésta es la primera, pero todo tiene su explicación: el verano pasado iba con un grupo, lo cual implica una organización que planea actividades (que dejan mucho tiempo de ocio) para el día a día, amén de ser responsable de la estancia de los estudiantes. Además, mi familia del año pasado era un tanto peculiar, y yo no salía mucho de casa.

Sin embargo, este año he venido por mi cuenta gracias a que los Fischer -la familia anfitriona de una chica del grupo del año pasado- me han acogido. Y bueno, siendo el sexto brother de la familia, la verdad es que no tengo mucho tiempo libre. Ahora bien, me lo estoy pasando genial, y estoy hablando más inglés que nunca -ésta es la ventaja de ir sin una organización: no hay españoles con los que tener facilidad de palabra; no obstante, Susan, la madre, es profesora de español, pero no lo habla a menudo-, así que supongo que las entradas de blog tendrán que esperar a la vuelta. De todas formas, no esperéis gran cosa, ya que el año pasado conté prácticamente todo acerca de lo monumental-turístico que tiene Chicago, y esta vez se trata de un viaje de inmersión en familia a tiempo completo (con todo lo que ello conlleva). De todos modos, os dejo con estas fotos (¿alguien adivina con qué o quién salgo?) para que veáis lo sano que estoy; las fotos con gente tendrán que esperar ya que están en la cámara de Claire.

No sé cuándo volveré a publicar, al fin y al cabo ya he pasado el ecuador de mi viaje. Con algo de suerte lo volveré a hacer antes de que me marche, pero si no lo hago, sabed que me hallo estupendamente.

Y hubo gran regocijo.