ene 23 2011

Regalos de Reyes

Ayer comimos con mis tíos, los últimos que quedaban por intercambiarnos los regalos que los Reyes Magos habían dejado en nuestras respectivas casas. Y como ya no queda nadie más que tenga algo para mí, he aquí las cosas que me han traído este año:

  • Rubik’s 360: creado por el inventor del cubo de mismo nombre, es un rompecabezas que consiste en meter 6 bolitas de colores en sus respectivos compartimentos, lo que se logra haciendo girar unas esferas que hay en el interior. Parece muy adictivo y complicado, aunque aún no he intentado resolverlo.
  • Brujerías, Pies de Barro y Rechicero, de Terry Pratchett: tres libros de la saga del Mundodisco que aún no he leído. Son de relativa importancia en sus respectivas tramas (el conjunto de libros del Mundodisco consta de diversos hilos o historias con unos personajes determinados: magos, brujas, la Muerte, el capitán Sam Vimes…). Caerán pronto.
  • El amanecer de los conejitos suicidas: como adelanté el tercero de la saga, es un libro con dibujos de conejos muy majos suicidándose de las maneras más bestias posibles, con abundancia de cosas con filo y diversos mecanismos cuya única finalidad es acabar con la vida del pequeño mamífero. Lo recomiendo a todo el mundo que quiera pasar un buen rato. Como pone en la contraportada “No debería ser gracioso. De ninguna manera. Pero lo es”.
  • Galletas Speculoos: también me trajeron un paquete de estas increíbles galletas belgas. Si nunca las habéis probado, estáis de suerte, porque me parece que cada vez las están importando más a España. Están tan ricas, que en la Expo entré varias veces al pabellón de Bélgica sólo para comer la que daban en la entrada.
  • Una calculadora con post-its en su interior. Es de las sencillas, pero incluso puede hacer raíces cuadradas.
  • Robot builder’s Bonanza: según Society of Robots, un libro que se debe tener si se quiere hacer robots. De tamaño respetable, contiene toda la información necesaria para dominar el mundo hacer un T-800.
  • Un bol y una taza de color negro, que permiten almacenar materia en estado sólido, líquido o gaseoso (esto último, si la densidad es mayor a la del aire).
  • La undécima temporada de Los Simpson, en DVD.
  • Unas baterías recargables con estación de cargado para los Wiimotes, que si no se gastan muchas pilas.
  • Y… ¡una Dremel para mi familia! En concreto, la Dremel 4000, el modelo superior de la gama: con 65 accesorios (lijas, sierras…), una empuñadura para trabajos delicados… y un póster para colgar en el salón :) El día que la pruebe, ya subiré alguna foto.

Se han portado bien este año :)


ene 17 2011

De todo un poco

Esta semana no he escrito mucho, pero se ha debido principalmente a que no he tenido cosas consistentes acerca de las que escribir. Sin embargo, sí que es cierto que no he estado recluido, así que contaré un breve resumen de las últimas cosas curiosas que he encontrado o he hecho.

Loituma: probablemente muchos conozcáis esta famosa canción, que se hizo muy popular hace unos años gracias a esta animación flash. Pues bien, a diferencia de lo que mucha gente (incluido yo) pensaba, el idioma de la cancioncilla no es el japonés: se trata de finés, y está interpretada por un grupo de cuatro finlandeses (Loituma) que cantan a capella. De hecho, el nombre original de la pieza es “Ievan’s Polkka”, o “La polca de Eva”.

Osciloduino: otro de los motivos por los que el blog no ha estado muy activo ha sido que me he apuntado a un concurso (Premio Nacional Don Bosco a la Innovación e Investigación Tecnológica), y he sido seleccionado como participante. Así que para la primera semana de marzo he de tener preparado la versión final del Osciloduino, un osciloscopio para Arduino con diversas características que lo diferencian de todo lo hecho hasta ahora. Los detalles son secretos :P

Aserejé, versión ópera: me dejó sin palabras este vídeo que me pasó Pablo ayer. Es… alarmantemente curioso.

Conejitos suicidas: en el Salón del Cómic, que se celebró hace un mes exactamente, compré un libro que ya me llamó la atención el año anterior: El amanecer de los conejitos suicidas, el tercero de la serie. Son páginas y páginas en las que unos conejitos muy majos se suicidan de diversas maneras, cada cual más bestia que la anterior. Vale unos 10 €, pero si no podéis esperar, aquí está el primero (creo).