ene 30 2012

6º puesto en la Olimpiada Matemática (fase regional)

Como ya os comenté hace unas semanas, resulté seleccionado entre los ocho primeros de la fase aragonesa de la XLVIII Olimpiada Matemática Española. El pasado viernes 13 acudí con pompa y boato a la entrega de premios (el sitio lo merecía: el Patio de la Infanta, en la sede de Ibercaja. Por si no lo conocíais, tiene una historia muy interesante) dispuesto a pasar el ya clásico momento de nervios. En la sala estaban varios conocidos, la mayoría del TTM: profesores, alumnos, amigos…

Una vez estuvimos todos, las autoridades de rigor dieron sus respectivos discursos. Como siempre, cada uno barría hacia su casa:  más tarde, durante el aperitivo, me propusieron un par de responsables de la Universidad que hiciera Matemáticas o Física. Lo dicho, cuando todos los de traje hubieron hablado comenzó la parte interesante. La parte en la que se aceleró el pulso de 8 de los asistentes. Como ocurre en todas las entregas de premios, se va nombrando por orden de puntuación ascendente. En ese momento todos estábamos pendientes de las palabras de quien anunciaba los ganadores. Y, como siempre, estaba latente esa tensión por ver a quién nombraban el primero, ya que los siguientes son siempre mucho más fluidos; se podría decir que “salen solos”.

Con Juan Carlos y mi flamante diploma

Pues bien, no me nombraron primero. Ni segundo, pero sí tercero: un honroso 6º puesto en la que será mi última Olimpiada Matemática, al menos a este nivel. He de admitir que al principio el resultado me decepcionó un poco, ya que tan sólo los tres primeros pasan a la fase nacional, y ésta se trataba de mi última oportunidad. Sin embargo, tras conocer las puntuaciones de los que representarán a Aragón en marzo no puedo sino admitir que ellos realmente lo merecían: al fin y al cabo, el 1º casi me duplicaba la puntuación. También era curioso que hasta el 4º puesto tuviésemos puntuaciones que no pasaban de los 22 puntos sobre 42, y ya el 3º tuviese 31 puntos. La brecha ha sido bastante considerable este año.

En cualquier caso, por muchas estadísticas y puntuaciones que pudiese analizar para intentar autoconsolorme, nada templó mejor los ánimos que el vino español que nos ofreció Ibercaja tras la ceremonia, y es que, al igual que el año pasado, salimos prácticamente comidos. Como yo ya repetía (el año pasado también fui seleccionado) estuve al tanto de los postres, y de nuevo logré acaparar gran parte de unos montaditos de chocolate y nata que hacen francamente bien.

También tengo que nombrar a Alberto Larrauri, que aun siendo de 4º de la ESO quedó 4º. Un logro realmente impresionante, teniendo en cuenta que la competición está orientada a alumnos de Bachillerato, y algunos de los problemas precisan de Matemáticas que se dan en 2º. Desde aquí, le doy mi enhorabuena :D


dic 26 2011

Primera Fase de la Olimpiada Matemática

El viernes participé en la primera fase de la XLVIII edición de la Olimpiada Matemática Española. Al igual que el año pasado (cuando quedé 4º, a un par de puntos de clasificarme para la fase nacional), la prueba consistió en 6 problemas a resolver entre dos sesiones de tres horas y media de duración cada una.

La solución al primero, una progresión, era bien sencilla: 20n2. Pero, como siempre, existen dos caminos: el fácil y el difícil. Adivinad cuál elegí yo. Efectivamente, dicha progresión aritmética puede expresarse de forma sencilla (20n2), y de forma compleja, con números combinatorios y demás parafernalia. Pues bien, resulta que, accidentalmente, topé con la expresión compleja, pero no le di mayor utilidad que la de hacerme el interesante. Sin embargo, anteayer ordené los folios de borrador que empleé durante la Olimpiada, y encontré de nuevo la fórmula. La estuve examinando un rato, y me decidí a generalizarla. De ahí pasé a otra ecuación más general todavía, que, tras 38 carillas de sucio y unas 8 horas de quebraderos de cabeza evolucionó hasta la siguiente fórmula:

Emplea los números de Stirling, algo que suena muy bien pero que no entiendo

Al no estar esta parte de las Matemáticas estandarizada, he escrito esta otra fórmula que emplea la notación de otros autores

No sé si alguien la habrá encontrado antes, pero la alegría que experimenté al verla terminada no se puede describir con palabras. Quizá sólo con números [inserte risas enlatadas aquí].

En cuanto al resto de problemas, no hubo ninguna anécdota destacable. Tal vez que durante la sesión de la tarde no me encontraba del todo bien, y pasé unas dos últimas horas bastante malas, pero resistiéndome a rendirme aguanté como un Euler hasta el final. Acto seguido, me subí al despacho de Pepe a por un paracetamol; me lo había ganado.

Ésta fue la primera Olimpiada Matemática en la que participaba mi hermano, que aunque va a 4º de la ESO, gracias a un permiso especial de su profesor pudo participar entre los “mayores”. Y, la verdad, no le ha ido nada mal: ayer salieron los resultados, y está en el puesto 36 de la clasificación.

Aunque quisiera, yo no podría deciros el puesto en el que he quedado, ya que al estar ENTRE LOS 8 PRIMEROS no lo sabré hasta el día de la entrega de premios! :D En efecto, he vuelto a quedar en el top-8, pero hasta el día 13 de enero en el Patio de la Infanta no conoceré el resultado definitivo. No tengo muchas esperanzas, pero siempre cabe la posibilidad de que pueda pasar a la fase nacional…


feb 13 2011

4º en la fase aragonesa de la Olimpiada Matemática

Mi intuición se equivocaba. A pesar de haber hecho un examen bastante flojo, al parecer el jurado no lo vio tan mal, y he quedado 4º en la fase aragonesa de la XLVII Olimpiada Matemática. Realmente, no soy el cuarto, sino que estoy “justo después del 3º”, porque estamos tres personas con la misma puntuación.

Lo curioso es que salí del examen bastante desesperanzado, y mi padre me dijo que lo tenía todo mal (¡se equivocaba!), y además únicamente hice el día anterior algunos ejercicios. Así que el año que viene me lo prepararé, e intentaré pasar a la fase nacional. De todas maneras, tampoco me quejo: un aperitivo en el Patio de la Infanta y 100€ no son nada despreciables :)


ene 29 2011

Seleccionado en la Primera Fase de la Olimpiada Matemática

Cuando ayer me llamaron no me lo podía creer. Salí de la prueba con ánimo de “se ha hecho lo que se ha podido, era muy difícil”, pero contra todo pronóstico ¡estoy entre los ocho primeros de Aragón!

El examen, que realizamos el pasado viernes 21, tuvo una duración de 7 horas, durante las cuales había que hacer lo que se pudiese con 6 problemas (aquí tenéis los enunciados, y en este otro sitio están ya resueltos) de nivel avanzado-imposible (yo fui incapaz de entender algunos). Lo cierto es que, perfecto, sólo creo tener uno, y el resto estarán a medias, si llega. Todavía no sé cuál ha sido mi puntuación, sólo que estoy entre los ocho primeros, y que el próximo viernes 11 nos comunicarán en un acto quiénes son los tres seleccionados (yo no estaré entre ellos, os lo aseguro) que pasarán a la Fase Nacional, que se celebrará en Pamplona entre los días 24 y 27 de marzo.

El único ejercicio anecdótico es el 2, que por necesitar de conocimientos de 2º de Bachillerato no supe hacer (como la mayoría). Avancé bastante, y lo dejé a medias, y como aún me quedaba un poco de tiempo para pasarlo a limpio, decidí comentarlo decentemente. Una chica del TTM me había dicho antes del examen que los correctores solían valorar los ejercicios originales, así que eso hice: lo comenté, pero en verso. Y así tenemos cosas como “¿Qué es, r, la razón? – Algo que dejamos para otra ocasión.”. O tambíen “Una incógnita hallaremos – Y al señor Pi llamaremos”. Probablemente me hayan seleccionado por mis dotes artísticas, más que matemáticas…

Y si conocéis a alguien que haya participado, aquí están las listas con los resultados, ordenadas por número o por puntuación.